Menu
Donate today!
view counter

Summer 2008 Vol. 15. No. 4 Focus on Following the Money

En español

Una dinastía de deporte poco conocida

Las raquetas y los públicos son pequeños, pero este equipo de Northeast se ha apuntado otra temporada de triunfos.

By por Benjamin Herold on May 22, 2008 12:00 AM
Photo: Harvey Finkle

El equipo de bádminton de la Escuela Superior Northeast ha dominado la Public League.

Ya han pasado casi diez años desde que el equipo de béisbol de la Escuela Superior Northeast ganó su última victoria en el Public League Championship en el 1999.

El equipo de fútbol americano de los Vikings ha ganado 11 trofeos de la Public League, pero ninguno desde el 1983.

¿Y qué tal con el equipo de balon-cesto? Ningún trofeo de la ciudad desde el 1929.

Sin embargo, lejos del inmenso gabinete de trofeos en la entrada principal de la escuela y muy bien colgaditos en la pared de la oficina de educación física hay seis certificados enmarcados que honran al equipo atlético más exitoso de la Northeast este siglo: el equipo de bádminton de niñas.

Así mismo, el de bádminton.

“Los demás estudiantes dicen en broma que ni siquiera es un verdadero deporte”, dice Ina Jancaj, la diminuta estudiante de 12mo grado que es la mitad del equipo de dobles más temido de la ciudad. “Pero ha sido el pequeño equipo de bádminton de niñas el que le ha traído todos estos campeonatos a la Northeast”.

•••

La racha de campeonatos de las Lady Vikings comenzó en 1998 y siguió con trofeos en los años 2000, 2001, 2005, 2006 y 2007. Durante los últimos once años las Lady Vikings han dominado la liga, obteniendo un impresionante récord de 122-5 en la temporada regular. Al entrar en las finales de este año el equipo tenía un récord de 11-0 y estaba encaminado a ganar su cuarto campeonato consecutivo.

El Distrito Escolar de Filadelfia, cuya tradición de bádminton comenzó en clubes deportivos de escuela superior en la década de 1930, formó la primera liga formal de Pensilvania en el 1975. Con 25 equipos en toda la ciudad y más de 200 niñas participando cada año, la de Filadelfia sigue siendo la única liga de bádminton en el estado (aunque es un deporte olímpico).

“Esto no es bádminton del que se juega en el patio”, declara Karen Barrett, quien ha sido entrenadora en Northeast desde 1996 y ha sido maestra de Salud y Educación Física en la escuela por 23 años.

“Necesitas ser competitiva. Necesitas poder pensar rápidamente y tienes que dominar diferentes tipos de golpes. Y sobre todo, necesitas poder moverte”.

Noventa minutos antes del juego de Northeast el 29 de abril y antes de que el autobús llegara a recoger su equipo para llevarlo a la Escuela Superior Frankford, Barrett ya está en completa actividad, dando instrucciones, preguntándoles a las muchachas con quién van a ir al prom, y en broma asegurándose de que el reportero que está cubriendo la reseña del juego no esté buscando información para dársela a sus oponentes.

Ninguna de las seis seniors en el equipo está más capacitada para ayudarles a las nuevas jugadoras a acostumbrarse a las exigencias de la entrenadora que la estrella del equipo, que también es la hija mayor de Barrett.

Karen Barrett (hija) ha estado cua-tro años en el equipo de bádminton. Apren-dió a jugar en escuela intermedia, cuando venía a Northeast después de la escuela a encontrarse con su mamá y se entretenía con las raquetas y los birdies después de los juegos.

La entrenadora Barrett insiste que su instrucción se limita a los juegos y las prácticas. Al escuchar esto, la menor de las Barrett simplemente sonríe.

Su mamá nunca la presionó para que jugara, dice riendo, pero ahora que las finales están por empezar, su papá se ha resignado a la interminable con-versación sobre bádminton a la hora de comer.

La dinámica familiar entre las Lady Vikings se extiende a todo el equipo de catorce jugadoras, que incluye niñas de China, Vietnam, Colombia, Albania, Rusia y hermanas gemelas de India.

Xiaoying Li, que nació en China y comenzó a jugar bádminton cuando tenía ocho años, es la mejor jugadora de sencillos del equipo. El excepcional equipo de dobles de Northeast incluye a Barrett, la única afroamericana en el equipo, y Jancaj, que llegó a EE.UU. desde Albania hace nueve años.

“Siempre hay retos” al entrenar a un grupo tan diverso, dice la entrenadora Barrett. “Pero todas las muchachas saben que cuando son seleccionadas para ser parte de este equipo, se convierten en no sólo una jugadora sino también en mi hija. Después de pasar por el campamento de entrenamiento de Barrett todas pasan a ser parte de la gran familia de bádminton”.

•••

En el gimnasio de Frankford, que esta tarde ha sido dividido para que el equipo masculino de voleibol pueda practicar durante el juego de bádminton de las niñas, dos cosas se notan rápidamente: el deporte todavía no ha capturado a la audiencia, y las niñas de Northeast no necesitan una fanaticada grande para jugar bádminton con todo su empeño.

Los juegos de bádminton de la Public League consisten de dos juegos de dobles y tres juegos de sencillos. Cada juego tiene tres sets, y el pri-mer equipo que llegue a once en sencillos o a quince en dobles gana el set. Solamente el equipo que sirve puede anotar puntos.

Durante los primeros juegos de la tarde, entre el tercer juego de sencillos y el segundo de dobles de la escuela hay cinco fanáticos, entre ellos dos enfermeras de Frankford que vinieron a apoyar a sus estudiantes auxiliares.

Ya habían llegado unos pocos estudiantes más cuando Barrett y Jancaj se preparaban para enfrentarse al primer equipo de dobles de Frankford. El pequeño grupo no tuvo mucho tiempo para disfrutar la impresionante demostración del dúo, que en aproximadamente 15 minutos logró sets consecutivos de 15-1 y 15-0.

Barrett y Jancaj, que apenas sudan un poco, dejan a sus oponentes sin aliento por correr a recibir golpes delicados y traumatizadas por evitar los golpes fuertes.

Es posible que Barrett y Jancaj no enfrenten competencia fuerte hasta que vayan al Torneo de la Public League, donde compiten las mejores jugadoras de la ciudad para ganar los trofeos de toda la liga. Aún así, podrían no verse forzadas a sacar su mejor juego; el año pasado ganaron todos los once juegos – y sin tomarse ningún descanso para asegurar que Barrett tuviera tiempo para ir arreglarse el pelo para el Junior Prom esa noche.

•••

Sin embargo, al otro lado del gimnasio está comenzando el tipo de juego de bádminton de alta energía y mo-vimiento que a la entrenadora Barrett le encanta: es el primer juego sencillo entre la jugadora Li de Northeast y Stephanie Williams de Frankford.

Después de que Li pierde el primer juego 11-2, el segundo es mucho más intenso. Las jugadoras de ambos equipos se arremolinan a ver el juego, y ambas entrenadoras se emocionan con cada punto ganado. Li se esfuerza y logra el empate con una victoria 11-7.

Antes del decisivo tercer set, la entrenadora Barrett acompaña a Li hasta la fuente de agua dándole instrucciones y alentándola.

Las muchachas de ambos equipos guardan sus celulares, deteniendo temporalmente los mensajes de texto.

Li empieza el juego en la delantera. Ambas chicas mezclan golpes altos que envían a la otra a la línea posterior y jugadas suavecitas que requieren tirarse de pecho a la malla.

Li sube a 8-3 con una jugada estelar por la que la entrenadora Barrett brinca de su asiento murmurando “¡Así es que se juega!”.

Minutos más tarde, después de un voleo de once jugadas que pone a las chicas a correr por toda la cancha, finalmente le gana a Williams.

•••

El juego termina así de rápido y los celulares salen de sus escondites, mientras que las Lady Vikings se preparan para el viaje de regreso en el autobús. A pesar de la intensidad, el bádminton de la Public League no es un asunto complicado.

Northeast es el que mayor promesa tiene de ganar su quinto campeonato consecutivo. Después de eso, sin embargo, las seniors del equipo no están seguras de que tendrán la oportunidad de jugar bádminton en competencia nuevamente.

Li y Jancaj asistirán a la universidad Penn State en Abington. Barrett tiene planes de asistir a la Universidad de Maryland-Eastern Shore donde seguirá practicando su otro deporte favorito: el boliche.

Ninguna está demasiado decepcionada de que hasta en el nivel universitario el bádminton lucha por recibir reconocimiento.

Para ellas, una dinastía sigue siendo una dinastía, no importa que haya pocos testigos de ello.

About the Author

El columnista de deportes Benjamín Herold es también miembro de la junta editorial del Notebook.
Traducción por Mildred S. Martínez.

Comments (0)

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.

By using this service you agree not to post material that is obscene, harassing, defamatory, or otherwise objectionable. We reserve the right to delete or remove any material deemed to be in violation of this rule, and to ban anyone who violates this rule. Please see our "Terms of Usage" for more detail concerning your obligations as a user of this service. Reader comments are limited to 500 words. You are fully responsible for the content that you post.

Table of Contents

Read the latest print issue

Philly Ed Feed

Top

Public School Notebook

699 Ranstead St.
Third Floor
Philadelphia, PA 19106
Phone: (215) 839-0082
Fax: (215) 238-2300
notebook@thenotebook.org

© Copyright 2013 The Philadelphia Public School Notebook. All Rights Reserved.
Terms of Usage and Privacy Policy