Menu
Please Join Today!
view counter

April 2013 Vol. 20. No. 5 Focus on Getting to Graduation

En español

Cortos de tiempo las 23 escuelas que van a cerrar y sus maestros

Miles de estudiantes y empleados se tendrán que reubicar en el otoño.

By por Dale Mezzacappa on Mar 26, 2013 12:04 PM
Photo: Harvey Finkle
Familias del sur de Filadelfia integrantes del grupo JUNTOS participaron de la demostración masiva el 7 de marzo en protesta por los cierres de escuelas.

Evynn Pendergrass había peleado la buena batalla, presentándose dos veces ante la Comisión para la Reforma Escolar para pedir que el Distrito no cerrara la escuela University City High Promise Academy, donde ella cursa el undécimo grado.

Pero perdió. Y ahora tiene que buscar otro lugar donde terminar la escuela superior. 

En vísperas del cierre de 23 escuelas y cinco fusiones o relocalizaciones que el SRC aprobó en marzo, ella es sólo una de miles de estudiantes y empleados del Distrito que están apuradamente analizando sus opciones.

Se van a clausurar casi uno de cada diez edificios, lo cual hace de este el más grande cierre de escuelas en la historia de Filadelfia. Ahora, las oficinas centrales del Distrito (que ya de por sí tienen muy poco) tendrán que facilitar la transición, resolviendo la logística que se requiere para sacar de comisión unas dos docenas de edificios – mover bibliotecas, equipo, muebles, todo – y a la vez coordinando la reubicación de todos esos estudiantes y maestros. 

Los principales de las escuelas de reubicación también tienen una tarea enorme; citando cambios substanciales al programa, el superintendente William Hite ha requerido que 14 de ellos vuelvan a solicitar sus empleos. A nivel de Distrito, se tendrán que llenar una de cada cuatro plazas de principal.

Hite dijo que el Distrito tiene cuatro equipos de tres o cuatro personas trabajando con las escuelas en el proceso de transición.

“En las oficinas centrales les estamos pidiendo más al personal, absolutamente les estamos pidiendo más a los principales”, reconoció Hite. “Todos tenemos que poner nuestra parte y realmente manejar este proceso a fin de poder asegurar que estemos listos para recibir a los estudiantes en el otoño”.

¿Se siente seguro de que puedan lograrlo? “No se trata de ‘poder’”, dijo. “Se tiene que hacer”. 

La ciudad de Chicago, que también está planificando cerrar muchas escuelas, está contratando una compañía externa para encargarse de la logística. El Distrito no tiene los fondos para eso, dijo Hite.

La reasignación de los estudiantes y el personal presenta muchos retos. Por ejemplo, hay 1,825 estudiantes de educación especial en las escuelas que van a cerrar. Algunos grupos de defensa, bajo la dirección del Public Interest Law Center, le han escrito a Hite preguntándole cómo el Distrito planifica asegurar el derecho legal de estos estudiantes a tener planes de aprendizaje individuales y actualizados. 

“Con el gran número de estudiantes de educación especial impactados, no estamos seguros de cómo el Distrito lo va a lograr”, dijo la carta.

Menos cierres, pero todavía muchos

Originalmente, Hite había propuesto cerrar 37 escuelas y fusionar o reubicar otras siete. Ante la protesta de la comunidad y la oposición política, revisó su lista en febrero y eliminó 10 escuelas de las recomendadas pero añadió dos más. 

En la reunión de la SRC el 7 de marzo, Hite les dio una lista de 27 escuelas para aprobación. La SRC cerró 23, entre ellas la University City. Las dos que añadió están todavía esperando que la SRC decida qué hacer (ver el recuadro).

En pocas palabras: Cuando todo terminó, 16 de las 44 escuelas en la lista original se quedaron intactas. 

La noche de la votación fue bastante caótica, con cientos de estudiantes, maestros, padres y activistas enojados protestando fuertemente afuera. Muchos dentro de las oficinas centrales del Distrito intentaron evitar que la reunión comenzara. La policía escolar arrestó a 19 personas, entre ellas a Randi Weingarten, presidente de la American Federation of Teachers, que con otros intentó bloquear la entrada de los miembros de la SRC al salón de la reunión. A medida que la SRC iba votando por el cierre de cada escuela, algunas personas de la multitud lloraban.

Cuando todo terminó, el Presidente de la SRC Pedro Ramos dijo que el proceso fue “desgarrador” pero lógico tomando en cuenta los muchos edificios medio vacíos y esencial para mantener la precaria viabilidad financiera del Distrito. 

De todos modos, todavía está enfrentando una escasez de $1,000 millones durante los próximos cinco años. Además, como muchos edificios viejos todavía están muy por debajo de su capacidad y los estudiantes siguen moviéndose a escuelas chárter, esto muy probablemente no sea el fin del asunto. 

Para los oponentes, los cierres representan el abandono de un compromiso con la educación pública en Filadelfia por parte del alcalde y el gobernador que asignan la SRC. Ellos señalaron estudios nacionales por los Pew Charitable Trusts en los que se demuestra que los cierres generalmente no resultan en un ahorro inmediato y mejores opciones educativas, sino que a menudo desestabilizan las comunidades. También advirtieron que los cierres acelerarán el alejamiento de los padres.

Formularios de transferencia

El Distrito les ha enviado cartas y formularios de transferencia a los estudiantes de las escuelas que cerrarán, describiéndoles cómo asegurar una nueva ubicación. A los estudiantes de escuela elemental e intermedia generalmente se les ofreció matrícula en una escuela cercana, mientras que los de escuela superior tienen una variedad más amplia de opciones. 

El Distrito también programó reuniones en las escuelas para contestar preguntas y ayudar a las familias con el confuso formulario de transferencia. 

Los estudiantes de University City, que se expresaron y asistieron a las vistas del cierre perfectamente uniformados, primero pelearon para que mantuvieran su programa Promise Academy intacto en otro lugar. El Distrito entonces les propuso que podían irse como grupo a la Escuela Superior Benjamin Franklin.

Sin embargo, finalmente les ofreció a los estudiantes más opciones de las que había en la lista inicial, incluyendo transferirse a la escuela School of the Future y a la Robeson, ya que esa escuela se salvó del cierre. Ahora parece que el plan de irse a la Ben Franklin no va a suceder.

“El Distrito tuvo la flexibilidad [de dar opciones adicionales] porque nuestros estudiantes aseguraron que los escucharan”, dijo A. J. Schiera, maestro de estudios sociales de Pendergrass, quien acompañó a sus estudiantes a varias vistas públicas. 

En vísperas de los ruegos y argumentos persuasivos de los estudiantes, dos de los cinco comisionados (Sylvia Simms y Joseph Dworetzky) votaron en contra del cierre de la University City. Dworetzky citó el progreso que la escuela había logrado como Promise Academy.

Tim Stults, principal de University City, se trasladó desde Olympia, Washington hace cuatro años para dirigir la nueva Promise Academy. 

“Yo no culpo al Distrito por su decisión”, dijo. “Aquí hay verdaderos retos”. 

Al mismo tiempo, está considerando su futuro mientras se prepara para clausurar el enorme edificio. Aunque es una tarea difícil, le preocupa más la gente.

Cuatro años, cuatro escuelas superiores.

“Obviamente es difícil cuando se tiene a más de 50 personas que no saben dónde estarán el próximo año, si tendrán empleo en el Distrito, y si lo van a tener, si será en un lugar donde recibirán apoyo”, dijo Stults. Él dijo que va a solicitar por lo menos una de las 53 vacantes de principal que hay disponibles. 

Para Pendergrass, una energética niña de 17 años, los cierres significan que ella tendrá que buscar la que será su cuarta escuela superior en cuatro años.

Ella comenzó en la Escuela Superior Motivation en el sur de Filadelfia, cursó su décimo grado en Carolina del Norte cuando se mudó allá a vivir con un pariente, y luego regresó acá. En undécimo grado le fue muy bien en University City, donde los maestros entendieron su forma de ser y fomentaron su ambición de convertirse en neuróloga.

“Amo esta escuela”, dijo ella. “Podía hacer bromas; los maestros me trataban más humanamente que yo misma”. 

A fines de marzo, Pendergrass fue una de 20 estudiantes que fueron a visitar la School of the Future, que es ahora su primera opción. “Están reservando 200 espacios sólo para nosotros”, dijo ella. “Los estudiantes fueron acogedores. Voy a matricularme allá. Me preparará para la universidad”.

Los estudiantes tienen hasta el 5 de abril para presentar sus opciones y recibirán respuesta de sus reubicaciones en mayo. 

About the Author

Comuníquese con Dale Mezzacappa, editor contribuyente del Notebook, escribiendo a dalem@thenotebook.org.

Traducción por Mildred S. Martínez.

Comments (2)

Submitted by Jamal (not verified) on June 6, 2014 6:03 am
Submitted by Anonymous (not verified) on November 7, 2017 11:47 pm

Ahora, las oficinas centrales del Distrito (que ya de por sí tienen muy poco) tendrán que facilitar la transición. geometry dash online

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.

By using this service you agree not to post material that is obscene, harassing, defamatory, or otherwise objectionable. We reserve the right to delete or remove any material deemed to be in violation of this rule, and to ban anyone who violates this rule. Please see our "Terms of Usage" for more detail concerning your obligations as a user of this service. Reader comments are limited to 500 words. You are fully responsible for the content that you post.

Table of Contents

Read the latest print issue

Philly Ed Feed

Top

Public School Notebook

699 Ranstead St.
Third Floor
Philadelphia, PA 19106
Phone: (215) 839-0082
Fax: (215) 238-2300
notebook@thenotebook.org

© Copyright 2013 The Philadelphia Public School Notebook. All Rights Reserved.
Terms of Usage and Privacy Policy